Rincón Literario – La Mancha Humana

En La mancha humana conviven tres líneas temporales que se van mezclando y que a veces nos complican un poco la lectura, sobre todo al principio. Leemos en tiempo presente, conociendo la historia del personaje. Luego parece que vamos al futuro, momento en el que Zuckerman escribe la narración y finalmente, al pasado, el cual nos lleva a comprender el presente. 

Dos son los personajes principales de la novela: Coleman Silk y Nathan Zuckerman, si bien otros tendrán una gran importancia en lo que ocurre, por ejemplo, Faunia Farley y su ex marido. Faunia es una mujer de la limpieza de la universidad con quien Silk comenzó una relación sentimental.

El peso de la historia cae en Coleman Silk y lo conocemos a través de las palabras de Zuckerman. El primero es un personaje muy completo y nos contará su vida de -casi- principio a fin. 
Pero, todo está marcado por un secreto que ha guardado toda la vida y que ha marcado su relación con los demás.
Cuando los lectores lo conocemos, cambiará nuestra percepción sobre él y lo que ha tenido que pasar.
También nos sorprende, quizá más que el secreto en sí mismo, como ha creado su personaje alrededor de aquello que esconde.
Parece que ya de joven decidió que aquello que lo rodeaba no era lo que quería y por ello, creó a otra persona y la mantiene hasta el final a pesar del precio altísimo que tiene que pagar y el miedo constante a que este viera la luz.

La acción se sitúa en 1998 y el autor lo aprovecha para empezar la novela con el escándalo de Mónica Lewinsky, poniendo de manifiesto la hipocresía de la sociedad que castiga la infidelidad, no tanto porque esta se haya producido sino por no haber sabido mantenerla en secreto,
Norteamérica entró entonces en una etapa de puritanismo que no deja de parecer aún más hipócrita que su etapa anterior.

Siguiendo con esta línea, se acusa a Coleman Silk de racista por una frase que más que racista parece demasiado precisa. El decano en una de sus clases, después de ver que varios alumnos nunca han asistido a ellas, pregunta si alguien les conoce o se han hecho negro humo, con la mala suerte de que esos alumnos son negros, y por culpa de ese negro añadido al humo, debe abandonar la universidad donde lleva tantísimos años trabajando. Algo que además de injusto parece bastante irreal, pero como podemos leer en la misma historia, siempre hay personas que cuando ven que puedes caer en desgracia ayudan a ella, sea fomentando el rumor sea de cualquier otra manera, y de ahí, a la calle con el desprestigio que eso puede comportar.

Es la primera novela que leo del autor y me ha gustado mucho. El estilo de Roth más que basado en descripciones o diálogos se centra en la introspección del protagonista y, a medida que avanza la historia, del propio narrador que se convertirá en coprotagonista.

Quizá por como termina la novela, podemos pensar que Roth nos está diciendo que nadie puede huir de quién realmente es ya que nuestro pasado y aquello que hemos negado nos acaba alcanzando y no me parece mala idea como base para la novela porque las decisiones que tomamos nos dejan huella, una mancha.

La prosa de Roth no es difícil de seguir, quizá no sea un libro sencillo y simple, pero tampoco creo que suponga un problema para el lector. Vocabulario cuidado pero sin caer en la pedantería.

El ritmo es bastante lento ya que, como comentaba antes, se basa sobre todo en la introspección del personaje principal. Pero es una novela de lo más interesante a la que tenéis que dar el tiempo que necesita, no tener una fecha para su fin ya que no merece que la leamos con prisas, aunque tampoco creo que podamos por todos los detalles que encontramos y como estos se van uniendo para desvelarnos el secreto de Silk y su vida una vez deja la universidad.

Así pues, una novela recomendada totalmente. Me ha gustado el estilo de Philip Roth, su forma de contar las diferentes situaciones y como puede hacer una novela de una historia que, a priori, no parece tan interesante. 
La mancha humana es de esas historias que cuando la terminas obliga a pensar sobre lo leído.

Los temas que trata el autor muestran una crítica a la sociedad americana: racismo, doble moral, política… también trata un aspecto que no creo que guste mucho a los americanos: las guerras y como vuelven los soldados después de ellas. Cuando un soldado vuelve a casa, parece que todo debería volver a la normalidad, al “antes de”, pero ¿Cómo es eso posible después de lo que ha vivido y se han visto obligados a hacer? Y peor aún, si al volver la sociedad cuestiona sus actos, la necesidad de esa guerra y los considera asesinos… no hay manera de superarlo solo y Roth lo explica muy bien, somos capaces de meternos en la piel de un combatiente en Vietnam que a su vuelta no sabe como recomponer su vida y no puede ni siquiera ir a cenar a un restaurante chino. Da que pensar.

Una excelente opción, si conocéis al autor no os podéis perder esta obra y si nunca habéis leído nada suyo, quizá va siendo el momento (esto es lo que me dije yo cuando decidí su lectura).

Por cierto que hay una película basada en este libro, dirigida por Robert Benton y protagonizada por Anthony Hopkins y Nicole Kidman.